Empezando a creerlo…

Estaba ahí otra vez (como siempre) y fue cuando entre lágrimas,

tuve un sueño en el que vi a una abeja

casi segura que era la misma que vi la última vez que estuve con él;

escuché su zumbido que sorprendentemente ahora era diferente,

diferente a cualquier zumbido que haya escuchado…

era un zumbido que era agradable a mis oídos, que iban al compás de mis ideas

y es cuando la abeja me dijo en su cantar:

si escuchas este zumbido perturbador como la más agradable melodía

podrás pasar ese amargor con la mayor dulzura

y esa tristeza con la mayor alegría;

sólo es cuestión que lo decidas,

como decidiste escucharme hoy en mi mejor concierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s