A los casi 3 meses

El tiempo de verdad se pasa volando! Hace exactamente 1 mes y 1 semana que le grité al mundo que estaba embarazada, que iba a ser mamá. Cuando me enteré de tan linda noticia (22 de Abril, fecha que no olvidaré hasta que tenga memoria) yo ya tenía casi casi 5 semanas. A primera impresión estuve feliz y también un poco asustada como toda madre primeriza. Luego ta ta ta tannn me vino el bajón! Sí, el bajón de que se venía algo nuevo y un tanto desconocido para mi (digo un tanto porque ya tengo algo de experiencia viendo bebés cuando nació mi engreído Pierito ya hace 8 años  y hace más de un año, mi regordete sobrinito Ibrahim).

Me encantan los niños y bebés, pero ahora el que venía iba a ser el mío, tenía miedo que si lo iba a hacer bien, que si puede pasar algo en el proceso del embarazo o luego en el trabajo de parto, de que si yo aún no estaba preparada para esa responsabilidad, que ya no podría viajar al extranjero como lo había planeado este año, que si mi estado me detendría a seguir con mis cosas normales y rutinarias, que cuándo me casaré; en fin, un mundo me hice yo. Justo con mi pánico trágico a más no poder, me vinieron de paporreta todos los síntomas: dolor de cabeza, náuseas, mareos, hinchazón; todo!  Todo junto y eso alimentó los pensamientos un tanto negativos que tenía sobre los síntomas feitos del embarazo, me tiré al abandono casi 3 días en pijama y llorando mal. Felizmente (lo digo muy feliz, orgullosa y agradecida con Dios y la vida) que tengo al hombre más amoroso, comprensivo y cariñoso a mi lado; él no me regaño ni me dijo “qué tonterías estás pensando” o “no seas trágica mujer”. El me acompañó esos días, con toda la paciencia del mundo intentaba que coma algo, me decía que todo iba a estar bien, que esos síntomas eran solo momentáneos y que podría hacer mi vida normal, y que nosotros siempre seríamos los rikitos, que podríamos seguir con nuestros planes, que iba a ser la mejor mamá del mundo y que no me asustara. Luego de tanto amor y mimos de mi gordito, al tercer día resucité, me puse ropa bonita, me maquillé, me arreglé el cabello y me volví a sentir yo, Ivonne había vuelto.

Esos días fueron muy marcados para mi, pero también siento que fueron necesarios, para dejar algunos sentimientos atrás, cerrar una vieja etapa y comenzar una más bonita. Es cierto que casi siempre la pienso mucho o me chocan las cosas nuevas y más si no las tenía planeadas, pero con amor propio y el amor extra extra de mi gordito, todo pasó. Días después leí que es normal que algunas madres sientan depresión pre natal y que experimenten cambios en su estado de ánimo por los cambios en las hormonas. Yo me aferré mucho a Dios, que siempre lo tenía presente, pero que a la vez lo tenía alejado de mi, fue un ocasión para reconciliarme con él y me ayudó que esos 3 días trágicos fueran solo 3 y no todo el embarazo.

No he posteado mucho, pero quiero compartir al ciberespacio la primera ecografía que me hicieron y en el que mi gordo y yo sentimos los latidos de nuestro bebé. Nos pareció tan increíble que con solo 6 semanas, ya podíamos escuchar su corazoncito. Mi gordo no pudo evitar las lágrimas, es tan fuerte y sentimental a la vez.

Mi bebé 6 semanas

 

Ya estoy pasando a la semana 12 ó 13 (aún me confunde esto de la fecha exacta) osea casi 3 meses, qué rápido! Ha crecido un poquitín mi barriga, felizmente ya se fueron las nauseas y mareos, tengo algún que otro síntoma, pero es casi imperceptible y puedo hacer mi vida normal. Esta semana tuvimos nuestra primera consulta en la clínica ya con la doctora que nos verá todo el embarazo y la que estará conmigo en el parto. Nos dijo que será un bebito pre-navideño, y me parece perfecto, porque me encantan las navidades. El año pasado no tenía ni idea que mi próxima navidad tendría el regalo más bonito que la vida podría darme, o darnos, porque mi gordito es el más chocho.

Me muero por buscar nombres para mi bebé pero aunque sienta y todos me digan que será mujercita, prefiero esperar a saber con exactitud. La doctora nos dijo que para la primera semana de Agosto lo sabremos con exactitud. Así que para no gastarme mucho, esperaré con paciencia para escoger un nombre bonito. Y es que ya una se proyecta queriendo hacer afiches, comprar cuadritos con su nombre para su cuarto, tarjetitas para el babyshower, bordear su nombre en algún roponcito que pienso tejer (aunque primero tengo que aprender :P) entre tantas cosas. Déjame pues, me siento toda una mami, adoro a mi bebé, qué puedo hacer!

Como a toda persona, me pasaba antes en alguna ocasión que me despertaba con el pie izquierdo. Eso ahora no existe. Y es que no hay día en el que amanezca con una sonrisa, acariciando mi pancita, aunque esté con la hora. Todo es mágico, levantarme cada día y sentir que dentro de mi, estoy dando vida, vida a mi bebé. Mi gordo como siempre lo ha hecho, me llama por las mañanas, pero más contento de lo normal, diciéndome cada día que le diga a nuestro bebé “Buenos días hijt@”, seguido de “Ivonne, vamos a ser papás”. No me cansa, me encanta que lo reafirme, cada vez se siente mejor.

Estoy feliz, porque en unos 10 días veré cómo ha crecido mi bebé, porque tengo al mejor hombre y papá de mi bebé que habría podido darme Dios y la vida, porque seguimos trabajando en nuestros proyectos, porque estamos buscando nuestra casita, porque nos amamos, porque tenemos a nuestras familias con salud, porque cada día es un milagro y porque Dios está en nuestras vidas.

Anuncios

Un comentario el “A los casi 3 meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s